Cargando...

martes, 6 de octubre de 2009

Dañinas intenciones

"...en un arranque de pasión o para impedir que le siguiera dando los puñetazos que yo le propinaba convencido, en mi desconfianza y bajeza, de que una mujer que se arroja sobre mí habiéndome visto el físico y conociendo la situación real de mis finanzas necesariamente ha de hacerlo con dañinas intenciones, ..."

Eduardo Mendoza.
El Laberinto de las aceitunas.