Cargando...

jueves, 17 de diciembre de 2009

Para la obtención del pigmento "carmín" (el complejo del ácido carmínico con aluminio) se utilizan los insectos denominados cochinillas.

Para la obtención del pigmento "carmín" (el complejo del ácido carmínico con aluminio) se secan las cochinillas y se hierven en agua con algo de ácido sulfúrico. El ácido se disuelve. Luego se precipita añadiendo alumbre y cal. El ácido carmínico se une al ion de aluminio como ligando quelato. 1 kg de los insectos da aproximadamente 50 g de carmín.