Cargando...

viernes, 2 de julio de 2010

Fernando VII necesitaba una almohadilla con forma de donuts para mantener relaciones con su conyuge María Cristina, tal era su real tamaño.

Pero Fernando, que por cierto se apodaba "El Deseado", no fue el único monarca así agraciado. Un invento parecido también lo utilizó mucho más adelante el rey Carol II de Rumanía, un patán de armas tomar:

Por ejemplo, mientras su familia se refugiaba durante la primera guerra mundial, Carol optó por desertar del ejército. No sólo eso, se llevó a la hija de un mayor del ejército, Ioana "Zizi" Lambrino, y se fueron a casar en secreto en la ciudad de Odessa.

Visto lo visto, pobre mujer.

Carol II

Fuentes: 1, 2