Cargando...

jueves, 18 de noviembre de 2010

La Condesa Sangrienta, Isabel de Báthory, fue la mayor asesina de la humanidad, según el libro Guiness, con 612 muertes a sus espaldas.

Señora feudal de un importante condado de Transilvania, Isabel de Báthory era una de las aristócratas más ricas y poderosas de su país. Mientras que la mayoría de los nobles de su época no sabían ni leer ni escribir (incluso el Príncipe de Transilvania era prácticamente analfabeto), ella dominaba perfectamente el húngaro, latín y alemán. Al igual que a Juana de Arco, cuando su poder político empezó a ser peligroso para sus enemigos, se le acusó de practicar brujería. Se dice que había asesinado a 612 chicas con sus propias manos y que utilizaba la sangre de sus víctimas para mantenerse joven y bella. Esto le valió el sobrenombre de la Condesa Sangrienta y un puesto en el libro Guiness de los Records.

El rey Matías II ambicionaba las riquezas de la condesa, pero esta tenía tanto poder que no pudo condenarla a muerte. Sin embargo, la condenó a permanecer encerrada en una mazmorra de su castillo donde permaneció hasta su muerte, cuatro años más tarde.

Isabel de Bathory: La Condesa Sangrienta

Bonus: La de la fotografía es Pilar Rubio representando a la condesa sangrienta de Bathory en la obra 'In Réquiem', de la fotógrafa gallega Rebeca Saray.

Saber más: 1, 2