Cargando...

lunes, 17 de enero de 2011

Al rey Felipe IV le gustaba que le llamasen “el Grande”. Esto dió lugar a una curiosa anécdota tras la pérdida de Portugal por parte de la casa real española.

Tras la pérdida de Portugal, el siempre ingenioso Duque de Medinaceli dijo al rey Felipe IV:

-A Su Majestad le pasa como a los hoyos, que cuanta más tierra pierden, más grandes son.


Fuente: El anecdotario de Alfred