Cargando...

miércoles, 27 de abril de 2011

René Magritte pintó "El hijo del hombre" (1964) como un autorretrato, aunque el rostro del personaje está oculto tras una manzana.

El hijo del hombre, Rene Magritte
"El hijo del hombre",
René Magritte (1964)

René Magritte pintó este cuadro como un autorretrato, aunque el rostro del personaje está oculto tras una manzana. Aunque Magritte negaba que su pintura tuviera simbolismo, se le considera un pintor surrealista y su pintura se muestra cargada de connotaciones:
  • Niebla: A espaldas del personaje se puede ver el mar y un cielo nublado, lo que podría simbolizar el estado anímico del personaje.
  • Manzana: El personaje el hijo de Adán, el hijo del hombre, tal y como indica el título. Así, la manzana representaría la tentación, las tentaciones de la vida moderna.
  • Bombín: El bombín y el hombre trajeado son elementos habituales en las composiciones de Magritte, representando la sociedad moderna.
Según las propias palabras de René Magritte, hizo este cuadro para denunciar lo fácil que es para nosotros rellenar lo que no conocemos. Una persona tiene muchas cosas que no da a conocer, y que al igual que en el cuadro pueden ser de gran importancia.

Bonus: Otras obras de René Magritte.

Fuente: 1