Cargando...

martes, 29 de noviembre de 2011

La maleta mexicana es un conjunto formado por tres cajas de cartón desaparecidas al principio de la Segunda Guerra Mundial.

La "maleta mexicana" está formada por un conjunto de tres cajitas de cartón perdidas al principio de la Segunda Guerra mundial para reaparecer más de 50 años después en México. Estas cajas contenían los míticos negativos de Robert Capa sobre la Guerra Civil española, y dado que son considerados por muchos el primer foto-reportaje bélico se consideran un documento de valor incalculable.


El contenido de las cajas: 126 rollos de película, no sólo de Robert Capa, sino de Gerda Taro y David Seymour (conocido como "Chim"). Estos tres fotógrafos cubrieron la Guerra Civil española entre mayo de 1936 y la primavera de 1939, ilustrando con sus fotografías las principales publicaciones a lo largo de Europa y del mundo.


La "maleta mexicana" no contiene la colección completa de los reportajes sobre la Guerra Civil de Capa, Taro o Chim, pero sí los más importantes. Hay imágenes de la batalla de Teruel, de la batalla del Segre y de la movilización para la defensa de Barcelona en enero de 1939. Aparecen también muchas imágenes sobre el País Vasco y la batalla de Oviedo. Otras imágenes presentan el puerto de Navacerrada, en el frente de Segovia, y la batalla de Brunete, donde Gerda Taro moriría arrollada por un tanque en 1937. Esta se podría considerar el primer fotógrafo muerto en un conflicto bélico.

Pero nada mejor que ver algunas de las instantáneas presentes en la Maleta Mexicana:


Historia de la maleta mexicana

No se sabe exactamente cómo llegaron las tres cajas con los negativos a Ciudad de México. En octubre de 1939, cuando el ejército alemán se acercaba a París, Robert Capa zarpó con destino Nueva York para no ser capturado por los alemanes, dejando todos sus negativos en su estudio parisino a cargo de su técnico de laboratorio.

Éste indica en una carta que ante la inminente llegada de los alemanes a París, cogió todos los negativos en una mochila y la llevó en bicicleta a Burdeos, con la intención de embarcarla a México. Sin embargo, el técnico entregaría la maleta a un transeúnte chileno para que llevara los paquetes de película a su consulado.

Este fue uno de los últimos documentos que hacen referencia a los negativos hasta la aparición de la Maleta Mexicana en la década de los 90 en una colección privada en Ciudad de México.

Saber más: 1