Cargando...

viernes, 1 de octubre de 2010

Debido a los efectos de la relatividad general, una persona 33 centímetros más baja que otra vivirá en media unas 90 milmillonésimas de segundo más en 79 años.

Según la relatividad general, cuanto más alejado estés de un cuerpo masivo (como es en nuestro caso la Tierra) más rápido pasará el tiempo, tanto para tu cuerpo, como para cualquier reloj.

Esto se demostró en 1971 con el experimento de Hafele-Keating. Se partió de dos relojes atómicos sincronizados, uno de los cuales permaneció estático en la Tierra mientras que el otro viajaba a gran altura. Al comparar los relojes unas horas después se vió que el que había volado se había retrasado (su tic-tac había sido más rápido).

Recientemente esto se demostró para una altura tan pequeña como 33 centímetros.



Saber más: 1 (english)